EL COLAPSO DE INTERNET, MÁS CERCA DE LO QUE SE PENSABA

Buenas tardes, hoy os vengo a hablar de un tema algo inquietante que tarde o temprano podría decidir el futuro de Internet.
Alrededor del año 1950 se creó una nueva idea de comunicación que revolucionaría la forma de transmitir información hasta la fecha, Internet. Hasta el año 1980 se empezó a desarrollar este sistema que serviría (en forma de prueba) como una red de comunicación utilizada durante conflictos bélicos, dada a su seguridad y rapidez. Pero ya hacia 1990 Internet se implantó como una red pública global, incluyendo las siglas WWW (World Wide Web).
Es por esto que desde esa fecha y hasta el momento, el “boom” de las nuevas tecnologías ha permitido que miles de millones de usuarios utilicen Internet como medio de comunicación rápido, económico y eficaz, para transmitir datos (vídeos, música, archivos, voz…).
El problema despertó en mayo de este año, en el que un gran número de expertos y grandes empresas dedicadas a este sector publicaron la idea de que la red de Internet estaba sufriendo continuos colapsos que eran sanados con parches, pero que llegaría un momento en el que tal bloqueo sería irremediable. Para poder entender esto deberíamos saber que la red de Internet está construida sobre la propia red física de teléfono, por lo que se trata de una instalación antigua y que apenas ha sufrido cambios. Es por ello, el que Internet se haya colapsado en numerosos momentos, pese a que los usuarios no fuésemos conscientes de ello. 
La tecnología continúa avanzando mientras que la red física de Internet se ha quedado estancada y anticuada, sin poder llegar a soportar el gran tráfico de datos diario (en su mayoría, en forma de vídeos) que se transmiten entre millones de usuarios de todo el mundo y al mismo tiempo.
(En la imagen se muestra una de las estaciones de servidores de Facebook, que se hicieron noticia hace poco por su instalación en la Antártida, y así la red social por escelencia pudiese ahorrar costes de mantenimiento en la refrigeración de estos enormes aparatos, aprovechando las bajas temperaturas del continente más frío del planeta) 
Muchas empresas necesitaron comprar más servidores y materiales para mantener la red activa pero, en el concepto económico, no se podían permitir el continuo gasto de dinero. Tanto los parches que utilizaban como los chips de silicio, generaban mucho calor y hacían muy caro su mantenimiento, como publicó IBM argumentando que más del 70% de beneficios los dedicaban al mantenimiento de estas máquinas. Y aún así, el tráfico en Internet aumenta de manera constante y exponencial. Hemos pasado de generar cinco mil millones de gigas de información en un año (2003) a generarlos cada dos días (2011) y, en el futuro, se estima que los generaremos cada diez minutos (2013).
Por todo esto, las medidas que se han de tomar son urgentes si no queremos que se produzca un colapso total del sistema y, de alguna manera, el mundo se paralice.
Las soluciones que se han presentado hasta el momento consisten en sustituir los materiales como el silicio por grafeno o computadores cuánticos, ya que el principal problema es el calor que irradian los chips degenerando la red. A pesar de ello, el problema seguiría estando vigente, ¿quién pagaría esa gran cantidad de dinero para realizar esta obra?
Unos científicos piensan que es imposible que se produzca este “cuello de botella”, argumentándose en que la capacidad de memoria de los ordenadores es cada vez mayor, y otros piensan que muchas empresas prefieren invertir un dinero fijo, asegurándose obtener beneficios, que comprar líneas físicas de Internet más rápidas y eficaces sustituyendo los antiguos materiales (véase el caso de la fibra óptica).
En conclusión, los sistemas que se utilizan actualmente para evitar esos colapsos se encuentran en forma de filtros sociales basados en buscadores y redes sociales, para poder controlar la cantidad de información procesada en Internet y evitar que la llamada “información basura” colapse servidores y redes evitando que la información verdaderamente útil, importante y de calidad pueda fluir con normalidad por la red, de un usuario a otro sin producir largas colas en los servidores.
Sin más, opino que tarde o temprano habrá que pensar en materiales más económicos (a la larga) y con un mejor rendimiento para sustituir las viejas líneas de Internet y así intentar igualar su desarrollo al mismo nivel que lo hacen las nuevas tecnologías.
Un Saludo
*** ¿TE HA GUSTADO ESTA ENTRADA? COMPÁRTELA, PUEDE SER INTERESANTE ***
Anuncios

One Comment on “EL COLAPSO DE INTERNET, MÁS CERCA DE LO QUE SE PENSABA”

  1. Verdaderamente inquietante, pero muy interesante.La verdad es que es curioso las líneas de desarrollo tan distintas que han seguido internet y las nuevas tecnologias. Las empresas deberian apostar por una red de internet de calidad para poder sacar el maximo rendimiento de las tecnologias que dependan de ello.Muy buena entrada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s